Moria Casán, después de ser demorada en Uruguay: "Son cosas de la burocracia o de la burrocracia"

Moria Casán
Moria Casán Fuente: Archivo
(0)
1 de enero de 2019  • 18:56

Despreocupada y de buen humor se mostró Moria Casán hoy por la tarde cuando sus compañeras de Incorrectas le preguntaron por el episodio que protagonizó la diva en Uruguay tras ser retenida en el puerto de Montevideo cuando intentaba regresar a la ciudad en barco para asistir al programa.

La conductora fue demorada por la prefectura y tuvo que retrasar su vuelta, ya que cuando quiso embarcar saltó un pedido de captura de Interpol vinculado al caso del robo de joyas en Paraguay, por el que estuvo presa tres años atrás.

"La One" explicó, a través de una comunicación telefónica en directo con sus compañeras del piso, que su detención se debió a un desface en el cruzamiento de la información y aclaró que nada similar le ocurrió en las múltiples ocasiones en que viajó en avión al país vecino en los últimos meses, como tampoco en el trayecto aéreo de ida que hizo días atrás, cuando llegó a Uruguay para pasar fin de año junto a su hija Sofía Gala, sus nietos y amigos.

Tras desearles un feliz año a sus panelistas, Casán contó, pasadas las 16.45, que después del incidente había estado comiendo acompañada de sus amigos Ale y Raúl Barrenechea en un restaurante del puerto y que luego se alojó durante unas horas en un "hotel importante" mientras esperaba para embarcar en el próximo buque con destino a Buenos Aires. "Estaba en un restaurante comiendo y se cortó el aire, y, como soy fóbica al calor, me vine acá y ahora estoy mirando al río, que parece mar, en la costa uruguaya, que es maravillosa, hablando por teléfono con ustedes y tomando aire acondicionado", comenzó relatando la vedette.

Ver esta publicación en Instagram

Almorzando con Ale y Raúl Barrenechea en el puerto [R]

Una publicación compartida de Moria Casán (@moria_laone) el

Ante la imposibilidad de que Moria llegara a tiempo para la emisión del programa -sí dijo que acudirá mañana- Carolina Losada asumió el rol de conductora y fue la primera de su equipo en preguntarle: "¿Nos contás, Mo, qué fue lo que sucedió?".

Tras dar las gracias "a todos por preocuparse", la diva aclaró: "Ustedes conocen mi filosofía de vida, que es absolutamente desdramatizadora, así que les pido, por favor, que no pongan, los periodistas que han sido mis psicólogos: Moria pasó un mal rato. Ningún mal rato. El único mal rato es que no iba a poder llegar al programa. Saltó que se pedía mi captura, pero imaginate que es algo insólito, porque yo estoy viniendo casi todos los fines de semana a Punte del Este".

La diva agregó que suele viajar habitualmente en avión, pero como no había vuelo para regresar en el horario adecuado para el vivo de Incorrectas, a las 16.30, entonces salió de Punta del Este a las ocho de la mañana rumbo al puerto. "Todo divino, con tiempo, y cuando subo al Buquebus, Galo -su asistente- sube sin problema (aunque también algunas veces estuvo detenido por esto mismo y aunque ya pagó toda su culpa que no tuvimos por esa bijou que ya me tiene los huevos al plato, seguimos teniendo problemas). Basta, se terminó, preescribió todo, fuera. Lo insólito es que en estas máquinas de prefectura saltó eso y, como era primero de enero y están los juzgados cerrados, todo se demoró. Pero a las siete me estoy tomando el barco, nada más", subrayó.

Casán destacó el buen trato recibido por los oficiales y contó que le pidieron las "disculpas correspondientes". "Divinos los uruguayos, me han tratado bárbaro, imaginate que no es cosa de ellos. Pero se ve que la máquina no se había actualizado y la demora la pasé ahí en prefectura, con mis amigos, en una oficina divina, con mucho confort, y después me fui a comer. Y Galito viajó con todas las maletas, pero yo me voy dentro de un rato", matizó.

Para Moria, quien aclaró que no suele recibir tratos de favor o privilegios a la hora de hacer diligencias, "estas cosas pasan por lo que yo llamaría burocracia legal", por un problema de actualización de los sistemas, "lo cual puede pasar con esas máquinas", dijo.

A continuación y como suele ser costumbre en ella, Casán bromeó sobre lo que pasó. "Son cosas insólitas que parece que fueran preparadas por uno. De todas maneras, parece que el universo conspira a mi favor y agradezco la noticia rimbombante, pero nunca estuve detenida. Y la cuestión es que me dieron todo, encantadores, me atendieron como una reina", indicó.

Tras ello, la conductora aclaró que tiene pensado seguir regresando a Uruguay, país que adora y que considera muy "recto" con las leyes. "Creo que es uno de los pocos en el mundo en que no hay corrupción, así que por eso amamos este lugar. Vengo durante muchos años y seguiré viniendo. Esto (que pasó) es lo que llamamos burocracia o burrocracia", lanzó irónica.

Además, insistió: "Nunca he tenido miedo de nada, sí que le tengo respeto a todo, pero cuando vos no hacés nada y estás muy limpia, y lo único que hacés es hacer cosas buenas para vos, para los demás, para tu trabajo, estás súper relajada. Soy sana y tengo todo lo que quiero en la vida".

Casán contó que recibió el año junto a Sofía Gala, quien todavía permanecerá unos días más en Punta del Este, y también compartió, fiel a su etilo, que probó la yerba con cannabis uruguaya, que "se vende en los supermercados".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.