Morricone: voy a perder otra vez