Morrissey, el poeta de los años ochenta

Visita: el ex cantante de The Smiths, figura del rock británico, actuará hoy, en el Luna Park, por primera vez en Buenos Aires.
Visita: el ex cantante de The Smiths, figura del rock británico, actuará hoy, en el Luna Park, por primera vez en Buenos Aires.
(0)
30 de marzo de 2000  

¿Alguna vez alguien imaginó que Morrissey podría actuar en la Argentina? Ese muchachito británico que, en los años ochenta, comandó a The Smiths siempre pareció tan lejano como inalcanzable. Por su postura, por su estirpe refinada. Pero lo cierto es que una de las voces que marcaron a toda una generación actuará hoy, a las 21, en el Luna Park.

Dentro de una gira sudamericana por demás extraña -apoyando un disco aún no editado y con un título en castellano: "Oye Esteban"-, Morrissey paseará al público local por las distintas etapas de su carrera solista y seguramente, como ocurrió anteanoche en los shows que ofreció en Chile, sólo interpretará un par de canciones de su famosa ex banda de Manchester.

Eso no quita que la cita sea obligada para los amantes del pop y el rock bien cuidados. A los 40 años, Stephen Patrick Morrissey conserva la agudeza que lo hizo brillar desde el mismo momento en que irrumpió en la escena inglesa, en 1982, cuando formó The Smiths junto al guitarrista Johnny Marr, el bajista Andry Rourke y el baterista Mike Joyce -con quienes luego tuvo que pelear en un juicio por el nombre del grupo-, la misma agudeza que le permitió escribir varias de las letras más interesantes del rock mundial.

El dueño de varios clásicos

Polémico, tímido, homosexual declarado y poeta controvertido, Morrissey es el culpable de canciones que se transformaron en clásicos, como "Meat Is Murder", "The Queen Is Dead", "The Boy With A Thorn In His Side", "Bigmouth Strikes Again", "Girlfriend In a Coma", "Suedehead", "Every Day Is Like Sunday", y la lista podría continuar varios párrafos más.

En un año en el que las visitas de músicos extranjeros aún no demuestran tanta calidad como en otros tiempos, el cantante es un oasis en el desierto. Yla oportunidad de enfrentarse a uno de los iconos del rock británico merece, por lo menos, prestarle atención.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.