Opinión. Música que cura el alma