2002, con más jazz que nunca

Fin de temporada a pura música
(0)
28 de noviembre de 2002  

Modesto en pretensiones, pero de propuestas interesantes, el jazz en Buenos Aires no pierde la fuerza que caracterizó a un año intenso y en el que se produjeron muy buenos desempeños. Un período que, por cierto, puso a prueba la calidad de los músicos del género que, tras varios años de estar de alguna manera opacados por la permanente llegada de visitas extranjeras, quedaron frente al foco del público para alcanzar un papel admirable a la hora de poner creatividad y swing.

Un buen año para el jazz termina bien, pues se cierra este 2002 con la presentación de cinco discos recién salidos del horno y que por añadidura dejan entrever la solidez de un movimiento que no sólo tiene propuestas en el escenario, también las graba.

Respecto de los discos de jazz, vale un comentario adicional, el cierre de la economía produjo un boom interno cuyos números fueron: 22 discos de grupos nacionales y 25 ediciones extranjeras editadas en la Argentina. Un récord.

En menos de dos semanas habrá jazz de varios estilos, todos con envase nuevo. Por ejemplo, esta noche, el guitarrista Lito Epumer presenta su disco "Nahuen", a las 22, en La Colorada, Yerbal y Rojas (la entrada es un alimento no perecedero) junto a Ariel Rogantini en piano, Cristián Judurcha en batería con invitados como el Mono Fontana en teclados y su hermana María Gabriela Epumer en guitarra. El disco es una mirada personal, con claros elementos jazzísticos, sobre la música rioplatense.

La historia sigue con el pianista Adrián Iaies, uno de los compositores que más espacio está teniendo en el exterior y que expondrá mañana a las 21 y a las 23, en La Trastienda, Balcarce 360, "Las cosas tienen movimiento" donde el músico desarrolla en un lenguaje una conjunción equilibrada de amplitud armónica y fuerza melódica.

El miércoles de la semana próxima, el cuarteto del saxofonista Ricardo Cavalli presenta su disco "La entrega" en Thelonious, Salguero 1884. Un trabajo esperado y en el que este músico se destaca ya no sólo como intérprete sino también como compositor pues los nuevos temas son de su autoría. El cuarteto, uno de los combos más sólidos de la escena, tiene a Guillermo Romero en piano, Guillermo Delgado en contrabajo y Diego Lutteral en batería.

Y seguimos, al día siguiente, el 5 está la presentación de "Laura, el segundo disco de la cantante Laura Hatton en Notorious, Callao 966. La vocalista estará acompañada por Rodolfo Gorosito en guitarra, Enrique Casal en piano, Juan Pablo Navarro en contrabajo y Ernesto Zeppa en batería. El repertorio es de standards con algunos arreglos personales.

Por último, el 11, la percusionista Mariana Baraj presentará su primer disco "Lumbre", en Urania, Cochabamba 360. Junto al guitarrista y arreglador Fernando Tarrés, Rodrigo Domínguez en saxos, Jerónimo Carmona en contrabajo y Sergio Verdinelli en batería mostraron un puñado de temas de raíz folklórica con un tratamiento abierto y con una tímbrica que lo relaciona de manera indisoluble con el jazz. Las improvisaciones son otro de los puntos que acercan la propuesta al género nacido en Nueva Orleáns.

Pero no es todo, pues además de los lanzamientos de discos habrá, al menos, las presentaciones de dos grupos interesantes. Por un lado, el nuevo trío formado por el baterista Oscar Giunta, con el bajista chileno Cristián Gálvez y el pianista Hernán Jacinto, que actuarán el 4, a las 20.30, en la sala A-B del San Martín, Sarmiento 1551, y el 5, en Thelonious. Por el otro, todo una sorpresa de fin de año como lo es la reunión del genial bandoneonista Dino Saluzzi con el Negro González en contrabajo y Néstor Astarita en batería, que se presentarán el 7 de diciembre en Mr. Jazz, San Martín 687. Improvisación, climas e imágenes serán la consigna de este esperado encuentro jazzístico.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.