Allegro

Un clarinetista interrogó a Walton por su pasado
Un clarinetista interrogó a Walton por su pasado
(0)
29 de septiembre de 2005  

  • La celebridad, ciertamente merecida, de Benjamin Britten, opacó a otros grandes compositores ingleses contemporáneos. Entre los más destacados músicos nacidos a comienzos del siglo XX, cabe mencionar a Alan Bush, Edmund Rubbra, Michael Tippett, Alan Rawsthorne y William Walton. De todos ellos, Walton puede ser considerado, tal vez, el de mayor renombre. En los años 30, comenzó a cimentar su notoriedad a partir de obras como "El festín de Baltasar", la primera sinfonía, el concierto para viola y el concierto para violín; éste, encargado por Jascha Heifetz. En todas estas obras, se detecta un estilo muy personal, con conexiones directas con la tradición, con "deudas" claras hacia Sibelius, Elgar y Vaughan Williams. Pero antes de ese tiempo, Walton transitó, brevemente, por terrenos más experimentales, mirando, aunque sin demasiada cercanía, incluso, al expresionismo vienés. Por ejemplo, la versión original de "Façade", para recitante y sexteto instrumental, completada en 1922, muestra una influencia del "Pierrot Lunaire", de Schönberg. Para la primera presentación pública de esta obra, que tuvo lugar ese mismo año, en el Aeolian Hall, de Londres, Walton asumió la dirección del ensamble. Ante lo extraño de la propuesta musical, en los ensayos, surgieron innumerables inconvenientes. Edith Sitwell, la autora del texto y quien tuvo a su cargo la parte vocal en el estreno, recordó algunas de aquellas situaciones. En una ocasión, el clarinetista, un tanto desesperado por la complejidad de su parte y por cierto tipo de sonidos que le eran exigidos, irritado, interrumpió la ejecución y se dirigió al compositor tratando de encontrar el origen de esa música: "Disculpe, Mr. Walton, ¿en alguna oportunidad, algún clarinetista le ocasionó a usted una grave herida, algún daño severo?"
  • MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.