Atrapante propuesta audiovisual de Kagel

(0)
29 de julio de 2006  

"La rosa de los vientos" , de Mauricio Kagel, con actuación del Ensamble Süden, dirigido por Marcelo Delgado. Coreografías: P. Belmonte, M. Bellotto, M. Dai Chee Chang, J. Eskenazi, A. Garat, M. Patín, P. Rottenberg, A. Servera y D. Szeinblum. Realizadores de video: C. Cappa, A. G. Serventi, M. G. Geranio, K. Idelson, D. Narváez, S. Núñez, E. Rodríguez Berisso, G. Rud y M. Sánchez. Teatro Margarita Xirgu.

Nuestra opinión: excelente

Puede calificarse de auspiciosa la circunstancia de que "La rosa de los vientos", realización cinematográfica sobre un ciclo de composiciones de Mauricio Kagel, haya sido estrenada en la Argentina. Llevar a la pantalla las piezas que la componen configura un proyecto que el CETC tomó a su cargo encomendando a coreógrafos y realizadores de video la creación de ocho films de danza, referidos a los puntos cardinales aludidos y proyectados simultáneamente con la interpretación en vivo de la obra.

El resultado es una realización atrapante, en cuanto configura una síntesis que va más allá de una combinación acertada de los medios de expresión adoptados; pues la danza, la imagen en movimiento y la música conllevan una significación de lenguaje que apunta hacia el objetivo común que las trascienden. No es sólo la suma; las diferentes artes en "La rosa de los vientos" se potencian, por lo que surge un valor estético nuevo. Es mucho más que un film para ver; es para entender en la ubicuidad de su multiculturalismo, el relativismo de su planteo estético, y la estrecha interacción entre el individuo y su circunstancia. Pero por más que la imagen fílmica, con su poderosa fascinación, acapare la atención del espectador, imponiendo perplejidades, y sobreponiéndose aun a los códigos sonoro y lingüístico de las coreografías, todo parece seguir el axioma de Robert Bresson: el cine no es sólo espectáculo, sino escritura. De esto parecen haberse compenetrado tanto los coreógrafos como los realizadores de la carrera de diseño de imagen y sonido de la UBA. De allí, la trascendencia de la experiencia conjunta entre Kagel y los jóvenes creadores de la escena argentina actual.

Ocho films

Los ocho films que componen "La rosa..." no sólo remiten a los puntos cardinales que enuncian en sentido objetivo, sino que a veces configuran una búsqueda imaginaria interior. La partitura para la orquesta prevista -con una diversificada percusión a cargo de Daniel Serate- fue confiada al ajustado Ensamble Süden, conducido por Marcelo Delgado, e hizo honor a la exhaustiva exploración de timbres instrumentales que siempre caracterizó a Kagel. La presentación del material instrumental de manera inusual, sorprende al oyente por una aleatoriedad que en el terreno fílmico se ve potenciada por el ritmo de las imágenes. El significativo valor de cada realización y de los jóvenes artistas que en ellas intervienen exhibe hallazgos, como la utilización de la cámara cenital. El surrealismo y el dadaísmo propios del arte de Kagel reaparecen en algunas secuencias fílmicas y están emparentados con el anarquismo intelectual de su autor, enteramente opuesto a los formalismos; provocador de no pocas perplejidades que, no obstante, parecen orientar su rebeldía hacia un orden formal, como una manera de dominar el caos otorgándole una cualidad creativa, de lo cual esta muestra sería atisbo elocuente de la posible evolución del arte musical futuro.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.