Aznar, Moska y la ruta de la canción

Pedro Aznar y Paulinho Moska volverán a coincidir en un mismo show esta noche, a las 21, en el teatro Ateneo
(0)
18 de diciembre de 2009  

En una de sus canciones más conocidas por los porteños, el brasileño Paulinho Moska habla de encuentros y desencuentros, y tanto él como Pedro Aznar han desarrollado una lista de ellos en los últimos años. Los encuentros fueron musicales. Mientras Pedro Aznar se juntó en ocasiones con músicos brasileños y con los locales Luis Salinas y David Lebón, Moska entró lentamente al Río de la Plata de la mano de Jorge Drexler y Kevin Johansen. Los desencuentros, en cambio, huelen a despedida: ambos músicos se alejaron de las grandes compañías que frecuentaban para editar a su antojo. Mientras el brasileño se guardó por unos años, a causa de un programa de televisión y de radio que lo tuvo ocupado en otros menesteres, el ex Serú Girán editó una serie de discos y DVD dobles, como el flamante Quebrado vivo , registro en directo de la presentación de su último álbum.

"Antes de encontrarme con Jorge Drexler y con Kevin Johansen, Pedro fue mi primer contacto con la lengua y con la música de origen argentino -y uruguayo-", comenta Moska. "Celso Fonseca me invitó para ver un concierto de él en un club de jazz en Río -agrega el músico carioca-, pero antes de eso ya lo había visto en Ipanema, en la playa, en el 97. Como todos, quedé muy impresionado por su musicalidad y por su voz. Después conocí un poquito de lo que había hecho con Charly García y también su labor con Pat Metheny, y dije: «Qué tipo tan interesante que trabaja con dos polos muy distantes: la delicadeza de Metheny y la cosa explosiva de Charly». Después lo invité a participar de un festival del Mercosur en Brasilia, y a partir de ahí seguimos conectados por Internet."

Aznar y Moska estrenaron su colaboración el fin de semana último en el teatro ND/Ateneo, y hoy irán por un segundo capítulo (a las 21, en Paraguay 918).

-¿Cómo se articula el show?

Aznar: -Está pensado como un proyecto especial; no es lo que cada uno hace usualmente con sus shows de carrera, sino que nos damos el gusto de visitar las músicas favoritas del repertorio del otro y, a su vez, cantar canciones de otros autores que nos gustan. El otro día, mientras terminábamos de conectar todo, Paulinho se puso a mirar mi discoteca y se reía. "Tenés los mismos discos que yo", me dijo, y además son los mismos discos de cada artista.

Moska: -Hay más o menos unas diez canciones que tocamos juntos, además de las que hacemos por separado. Hay mucho de Brasil y de la Argentina.

Aznar: -Hay zambas y hay sambas...

Moska: -Cosas de Vinicius de Moraes y de otros autores. Respetamos el encuentro, la idea de que es también un encuentro de países, de generaciones, de historia de la música, de los artistas que nos influyeron. Es una preocupación de que sea algo cultural, algo más que dos músicos tocando.

Aznar: -Es también un sano ejercicio de abandonar el control total que cada uno tiene de su carrera. Cuando te encontrás con un colega, con un par, tenés que tener otra actitud, porque esta fusión es una entidad que es diferente de los dos por separado y es otra cosa que quiere ser así porque así es la interacción.

Para los dos músicos "encontrados", el principio de su interacción es la canción. "A diferencia de Pedro, no tengo un trabajo instrumental, soy un cantautor, y las canciones para mí son muy importantes", admite Moska. "Es una celebración del poder que tiene la canción para comunicar la cultura de un país a otro", concluye Aznar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.