Opinión. Bach, una piedra en el zapato