Barenboim: "Una obra para la eternidad"