Barroco americano, por suecos

El grupo dirigido por Peter Pontvik se presentará en el festival de Chiquitos
(0)
29 de abril de 2004  

Se llama Peter Pontvik, nació en Dinamarca y dirige en Suecia el célebre Ensamble Villancico. El grupo, lamentablemente, pasó fugaz y silenciosamente por Buenos Aires rumbo a Bolivia, donde hoy tendrá a su cargo el concierto inaugural del V Festival Internacional de Música "Misiones de Chiquitos", un acontecimiento único, de gran prestigio internacional, centrado en la música barroca latinoamericana y que, a lo largo de dos semanas y en más de una docena de sedes diferentes, ofrecerá innumerables conciertos a cargo de varias decenas de ensambles americanos y europeos.

La sorpresa es que detrás de un nombre y una actividad tan nórdicos, Pontvik hable un castellano rioplatense perfecto. "Soy hijo de padres europeos que se radicaron en Uruguay cuando yo era muy pequeño. Mi formación musical, en composición y dirección la tuve en Montevideo. Después, sí, me radiqué en Suecia.

-¿Qué es el Ensamble Villancico?

-Cuando llegué a Suecia, me intrigó la existencia del Cancionero de Uppsala, una colección esencial del renacimiento español. El conjunto nació en 1995 para ejecutar y difundir los villancicos de ese cancionero. Somos un grupo vocal instrumental mixto, de ocho cantantes y cuatro instrumentistas. Posteriormente, ampliamos el repertorio e hicimos el mismo tipo de trabajo sobre una colección única de música renacentista francesa escrita, increíblemente, en el reverso de un mazo de barajas. Por último, nos enfrascamos en la música barroca latinoamericana.

-¿Cómo es tomado el barroco de América latina en Europa?

-Con interés creciente. El festival de música antigua de Vantaa, en Finlandia, está centrado, este año, en la música del barroco de América latina. Este barroco tiene una riqueza y una variedad increíble y es sensiblemente diferente del europeo. Por lo tanto, requiere una atención especial. Numerosos ensambles de música antigua, eventualmente, pueden hacer algo americano. Nosotros, hoy por hoy, somos el único conjunto del norte de Europa que, consistentemente, nos estamos dedicando a este repertorio. Anteriormente, ya hemos participado en el Festival de Chiquitos pero, en esta ocasión, hemos sido invitados, expresamente, para el concierto inaugural y luego para actuar en diferentes ciudades del país. Haremos repertorio de diferentes países de América latina y, por supuesto, de las Misiones de Moxos y Chiquitos.

-¿Tuvieron algún ofrecimiento para actuar en Buenos Aires?

-Lamentablemente, no. Y nos hubiera encantado, porque sabemos que hay una actividad sumamente desarrollada centrada en la música antigua y, en especial, en el barroco latinoamericano.

La lista completa de los participantes en el evento de Bolivia incluye, además de una decena de conjuntos instrumentales y coros bolivianos, una veintena de agrupaciones de Portugal, España, Alemania, Suiza, Inglaterra, Italia, Japón, Brasil, Chile, Perú, México, Colombia, Estados Unidos.

Nuevamente habrá participantes argentinos en el Festival. Se presentarán, además del pianista Miguel Angel Estrella, Capilla del Sol, el ensamble del Museo Fernández Blanco, que dirige Ramiro Albino, y Elocuencia Barroca, con la conducción de Sylvia Leidemann.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.