Benjamin Britten, en el Avenida

Se presenta desde hoy su ópera "La violación de Lucrecia", estrenada en 1948
Pola Suárez Urtubey
(0)
29 de mayo de 2003  

Alguien dijo que en el teatro de Benjamin Britten hay mucha muerte. Esto podría ser normal, si de óperas se habla. Pero en el caso del compositor inglés no se trata de un recurso dramático gratuito, porque ocurre que esos muertos, de alguna manera, comparten las inquietudes y las obsesiones del propio autor. Misántropo, homosexual y pacifista, Britten fue un ser de extraordinaria sensibilidad, y cada una de sus óperas (compuso más de una docena de títulos) muestra una perspectiva diferente del mal y el bien. En la elección de sus temas y libretos, brilla una cultura excepcional, sin el menor asomo de mediocridad. Aliándose siempre con grandes escritores, sus temas son recurrentes, los de la persecución y traición a la inocencia. Hay siempre en el músico un sentimiento de compasión hacia sus personajes, que sueñan con la felicidad, anhelan el amor, pero un conflicto fatal dentro de sus propias naturalezas les impide escapar a un trágico destino. Britten libra estos grandes combates, siempre en pos de la tolerancia y la paz, pero también en una incansable búsqueda de la belleza.

Dificultades de realización

Excelente elección ha sido la de Juventus Lyrica al inclinarse sobre "La violación de Lucrecia" ("The rape of Lucretia") para el nuevo espectáculo que presenta a partir de hoy en el teatro Avenida. Excelente, pero comprometida, porque la obra encierra tremendas dificultades de realización. Glyndebourne, un nombre de oro dentro de la vida musical inglesa, ofreció el estreno de esta ópera el 12 de julio de 1946. Y el propio Britten dejó registrado en el disco una versión insuperable, dirigida por él mismo, con Heather Harper, Janet Baker y Peter Pears (su compañero en la vida real) entre los escasos intérpretes que la obra requiere. Porque, dividida en dos actos, "La violación de Lucrecia" es producto de la austeridad que siguió a la Segunda Guerra Mundial, por lo que requiere sólo doce instrumentistas y ocho cantantes. Para el libreto, realizado en verso (no común en la ópera del siglo XX y por lo mismo bastante criticado), el escritor Ronald Duncan se remonta indirectamente, y vía Shakespeare, a Tito Livio y Ovidio, aunque la fuente más directa del libreto proviene de "Le Viol de Lucréce" (1931), de André Obey. La obra recurre a dos coros, uno femenino (a cargo de una sola persona, una soprano) y otro masculino (un tenor), quienes toman parte en el drama, penetran en el alma de los personajes y provocan anacronismos controvertidos cuando el estreno de la obra, como es el caso de las interpolaciones cristianas en un contexto clásico ubicado en Roma, en el año 500 a. C. Llegar a comprender el verdadero sentido de esta deslumbrante ópera de Britten es un desafío ante el que se inclinaron varios pensadores. El suicidio de Lucrecia, tras la violación, sería la última demostración de su virtud, una vez más el leitmotiv existencial del compositor.

¿Cómo siente la mezzosoprano Virginia Correa Dupuy, protagonista en la versión de Juventus Lyrica, al personaje de Britten?

-La obra es de un enorme equilibrio musical y dramático. Me resulta impresionante -confiesa Virginia- el relato del mundo femenino, representado por tres mujeres (Lucrecia, Blanca y Lucía) de tres edades diferentes y las tres encerradas dentro de un universo sin hombres, porque la misión de ellos es la guerra. Lucrecia ofrece, a través de la profundidad y sutileza de la frase musical de Britten, toda la dimensión del amor y de la espera. Amor en permanencia y en ausencia. La violación de Lucrecia por Tarquino, con toda la prepotencia del poder, tiene para ella una única salida, el suicidio.

La obra de Britten se mueve dentro de la organización tonal, en torno de un eje constituido por el Do mayor, tonalidad que tan a menudo en Britten simboliza la inocencia. A diferencia de la versión en francés con que se conoció esta ópera en el Teatro Colón, en la temporada 1954, ahora será presentada en su idioma inglés.

Funciones e intérpretes

  • Juventus Lyrica anuncia su nuevo espectáculo de la actual temporada para esta noche y el sábado 7 de junio, a las 20.30, y el próximo domingo, a las 18, con dirección musical de Leandro Valiente y escénica de Horacio Pigozzi. El elenco (con variantes en algunas funciones) incluye a las cantantes Virginia Correa Dupuy, Carla Filipcic Holm, Sebastián Sorarrain, Mario de Salvo, Mirko Tomas, Gabriel Centeno, Ana Laura Menéndez, Mónica Sardi, Patricia Douce, Laura Domínguez y Shirley Ocampos.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.