Blues local con el estilo de la Mississippi

La banda argentina editó su séptimo CD y hará varios shows en la costa atlántica
La banda argentina editó su séptimo CD y hará varios shows en la costa atlántica
Mauro Apicella
(0)
29 de enero de 2002  

Hace seis o siete años el blues local mostró cierto florecimiento. Aparecieron nuevos grupos, brillaron los que ya estaban en el circuito, B. B. King visitaba estas pampas cada tanto y, como explica el cantante de la Mississippi, Ricardo Tapia, también hubo un aporte exterior que ya se manifestaba desde la década anterior. "Se reeditaron muchos materiales en CD, había músicos en boga como Albert Collins o Stevie Ray Vaughan. El blues tenía una nueva veta", dice el músico.

Luego, el auge pasó; algunas bandas desaparecieron y otras se afianzaron más allá del género. La Mississippi es una de las que siguieron en la ruta y ahora cuenta con doce años de carrera, siete discos editados (entre los que figura el flamante "Bit Hippie") y una presencia sobre los escenarios que, para la época, es envidiable. Conciertos en la costa atlántica, próximas fechas en Capital, en el Cosquín Rock y una gira denominada "interbarrial" que comenzó en 2001 y continuará este año.

Los motivos de tanta actividad no merecen una reflexión de diván, pero el cantante de la banda los toma para el lado del psicoanálisis y no hace falta más que seguirle el juego.

-Y dígame, Tapia, ¿a usted qué le parece?

-Qué pregunta terrible es ésa -bromea-. Me parece que somos realistas. Nos movemos sobre la base de las expectativas de trabajo. La Argentina es cada semana un mundo nuevo y hay que amoldarse a la situación y hacer más para obtener lo mismo. El año 2001 fue más arduo que el anterior porque se trabajó el doble para sostener la empresa. Pero esto les pasa a todos. Lo que sucede es que la banda no recarga el peso en una persona. Somos socios y cada uno se ocupa de algo.

Con esta fórmula llegaron al séptimo CD, que refleja el sonido que supieron madurar en más de una década y al mismo tiempo marca diferencias con etapas anteriores. Porque la Mississippi asomó su nombre en Florencio Varela con un repertorio de covers en inglés. Luego se animó con los temas propios en castellano registrados en "Mbugi"; en 1996 grabó "Classic", una especie de un homenaje al género con versiones de algunas piezas que lograron la categoría de standards bluseros, y más tarde, en "Cara y ceca", condimentó su estilo con moderados colores latinos.

"Creo que "Bit Hippie" es un disco de la familia de "Bagayo" (de 1997), va al grano con las canciones y los estilos son más claros: el blues, el rhythm & blues y el rock -apunta el cantante-. Lo que más nos interesó fue el sonido, los equipos que usamos, los micrófonos y el tipo de grabación. La producción artística fue muy cuidada, y en esto tuvo mucho que ver Ricardo Troilo, el artífice de este disco."

Para Tapia, los matices que surgen entre un álbum y otro responden a necesidades personales. Considera que los músicos del grupo pertenecen a una generación de "clara raíz rockera" y que con el tiempo tiende a "simplificar" y a buscar canciones dentro del rhythm & blues sin llegar a estilos que están sobre los límites.

"Ahora estamos disfrutando más el hecho de enchufar los instrumentos y tocar", asegura, con la certeza de que el público le da "licencia" para expresarse de la manera que tenga ganas. "Eso lo tengo que agradecer. La gente nos dio ese crédito y nos permite trabajar tranquilos", aclara.

También cree que desde que la banda quitó de su nombre las palabras Blues Band (hace varios años) no generó una audiencia distinta. "Porque la gente va a escuchar bandas y artistas, no estilos. De hecho, lo nuestro es más parecido a un recital de rock. En general, las personas se identifican con la propuesta. A nosotros nos interesa decir cosas de una manera más directa y hablar de muchos temas. Cuando uno termina un disco siempre ve el que viene. Ya estás pensando en el contradisco o en lo que no dijiste en éste. "Bit Hippie" sale luego de otro en vivo que era una manera de repasar temas que ya estaban hechos. Creo que éste es un punto y aparte, y desde el punto de vista conceptual, es muy diferente, más simple, fuerte, directo, más de ahora".

El flamante CD pinta una escena de bar, con su "fauna" desde una mirada localista, relata historias de parejas y habla de un empleado municipal que si el tema hubiera sido escrito un par de meses después, ese tipo que se encadena a un ministerio sería el mismo que se manifiesta en los cacerolazos.

Tapia habla de un "punto y aparte", pero en el trabajo cotidiano quizá haya una vuelta al barrio que el combo inició el último año con giras "interbarriales". La agenda del combo se ve bastante ocupada, desde fines de 2001 tocaron en River como soporte de Eric Clapton, tienen fechas programadas en la costa atlántica, actuarán el 8 de febrero durante un ciclo en el local Hangar, del barrio de Liniers, y viajarán a Córdoba para participar en el Cosquín Rock, que se realizará entre el 8 y el 10 de febrero. Sin embargo, al final del verano volverán al tour por la Capital y el Gran Buenos Aires, esta vez con una convocatoria para músicos aficionados.

-¿Cómo surgió la idea de las giras barriales?

-Fue por la bronca que nos daba cuando los dueños de los boliches les cobraban a las bandas para subir al escenario. Una bajeza absoluta. Nosotros somos tipos grandes y nos gusta ver que los chicos puedan tocar. Es la necesidad de convocar a otros músicos y de invitarlos para que se muestren con un buen sonido. Son oportunidades que uno no tuvo. Y en este momento no nos cuesta nada decirles: "Traigan los instrumentos y vengan a tocar cinco o seis temas antes de nuestro show". Pensamos en una gira de tres o cuatro meses porque en apenas dos días recibimos cien demos y te diría que el 65 por ciento del material es muy bueno. Aunque no toquen todos trataremos de darle algún tipo de circulación a ese material que recibimos.

-Además de la circulación local, ¿habrá un "Bit Hippie" fuera de la Argentina?

-Más allá de la ayuda que podamos tener por el lado de las compañías Quatro K Records y Sony (editora y distribuidora, respectivamente) pensamos dar el puntapié inicial. Después de la gira interbarrial nos gustaría que el disco llegue a México y España.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.