Boogie por el sexto "stone"

El álbum homenaje a Ian Stewart incluye un tema con Jagger, Richards, Watts, Wood y Wyman
Adriana Franco
(0)
7 de agosto de 2011  

"Ian Stewart. Todavía trabajo para él. Para mí, los Rolling Stones son su banda." Así lo presenta Keith Richards, en su autobiografía, Vida, y aunque haya pasado un cuarto de siglo de su muerte, el tiempo presente de la frase añade contundencia a la definición. Para los fans , fue siempre el sexto "stone"; el que integró y armó casi la banda, y el que tocó los teclados en todos los álbumes de los Stones, hasta 1986, con una sola excepción: "Beggar’s Banquet".

"No creo que los Stones hubieran cuajado realmente sin la labor aglutinante de Ian Stewart; él fue quien alquiló la habitación para ensayar al principio, quien le decía a todo el mundo que estuviera allí a tal hora... El puso la chispa, la energía y la organización (mucho más de lo que sabe la gente) que mantuvo al grupo unido en los primeros tiempos. Sin Stu, hubiéramos estado perdidos", sigue Richards en su reconocimiento al que fuera tecladista estable aunque no parte "oficial" del grupo. Es que, como todo buen fan "stone" sabe, Andrew Loog Oldham, el manager de los orígenes, decidió que debían ser cinco y que el look serio de Stu no iba con la imagen de chicos malos que contrabalancearían a los Beatles.

Stewart se tomó el tema con calma y siguió junto a la banda, aunque quedara fuera de las fotos, poniendo sus teclados y su boogie ("tenía una sensibilidad en la mano izquierda que lo situaba a años luz del resto", define Richards) en temas tan clásicos como "Honky Tonk Women", "Brown Sugar", "Let It Bleed", "Dead Flowers" y "It’s Only Rock and Roll (But I Like It)".

Y su nombre o su invocación sigue siendo aglutinante. Tanto que en el álbum que acaba de editarse en su homenaje, Boogie 4 Stu , se produjo el "milagro" de reunir a los cuatro "stones" actuales, más el retirado Bill Wyman, si no en un estudio, por lo menos en un track, "Watching the River Flow", de Bob Dylan. Jagger canta aquí con una pasión que dudamos de que logre en el pretencioso supergrupo que acaba de armar, y el trabajo, según cuenta Ben Waters, el tecladista que promovió y armó este álbum, fue en una sola toma. Pero hay más en Boogie 4 Stu . Imperdible "Worried Life Blues", en el que Ron Wood y Keith Richards alternan estrofas. Charlie Watts, el primero en sumarse, aparece con su batería aquí y en varios temas más.

Está también "Lonely Avenue", con la voz de PJ Harvey, grabado en la casa de sus padres, en el piano que Stewart, amigo de ellos, había dejado allí. Y, como corresponde, el disco cierra con un tema grabado en vivo en el festival de Montreaux, en 1984, con Stu en los Rocket 88.

Y algo más, y esto es un relato personal. Encargué este disco a dos colegas: a Sebastián Ramos, cuando viajó a Londres; a Sebastián Espósito, cuando estuvo en Los Angeles. Ambos volvieron con las manos vacías luego de recorrer disquerías y lograr, como máximo, la posibilidad de encargarlo. Aquí, en cambio, y gracias al sello Leader, se consiguen en todas las disquerías. Una prueba más de la pasión por los Stones de la Argentina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.