Buenos tangos por buenos músicos

Mainetti y Angeleri lanzaron un gran CD y lo presentan con varios shows
Mauro Apicella
(0)
26 de noviembre de 2013  

Además de ser dos buenos músicos que cada tanto tocan tango a dúo, el bandoneonista Pablo Mainetti y el guitarrista César Angeleri son tipos a los que les gusta hablar de música. Uno es más bien lacónico en sus comentarios, y el otro se muestra expansivo, pero hacen un buen complemento, lo mismo que cuando suben al escenario o graban un disco. Hace pocos días publicaron el segundo como dupla, Un puñado de buenos tangos, que presentarán en cuatro conciertos porteños. Dicen que había llegado el momento para grabar un disco de clásicos tratando de limpiar un poco el frondoso bagaje musical que cada uno construyó en muchos años de oficio. Además, hablan de lo difícil que es utilizar el término improvisación en el tango.

A modo de prólogo que figura en el arte de tapa del disco, Edgardo Cozarinsky escribió: "Hoy, el tango parece devolverles cada vez a más oyentes algo querido y perdido". Vale la pena detenerse en esto, porque si bien es difícil querer, perder o recuperar lo que no se tuvo (cuando se habla de tango en la vida de personas de 30, 40 o 50 años que nacieron con el rock y no vivieron, por ejemplo, la época dorada de las típicas) es probable que se refiera a un ADN social en donde el tango aparece. "Coincido totalmente. El hecho de estar siempre en la búsqueda hace que uno quiera poner en la música todo lo que estudia. Pero es tramposo por el hecho de que te olvidás de lo anterior -dice Angeleri-. Y en este disco, con Pablo tocamos de una manera que trae mucha información. No tenemos 70 años. Yo tengo 50, toco desde hace treinta y siento que puedo plasmar la información de un toque antiguo que tiene, también, pinceladas actuales."

Según Angeleri, el dúo cuenta con esas características de combinar formas nuevas y antiguas, a las que se suma una instancia de improvisación, aunque todavía no encuentra el término para que no se piense que está relacionada con el jazz. "Para mí -interviene Mainetti-, no hay que entender esto como improvisación, sino como composición o creación a tiempo real. La construcción de este discurso se arma segundo a segundo. Es una nueva lectura de los viejos tangos." El disco tiene cierta roña tanguera y sencillez que luego le deja paso a la sofisticación, pero con mucha sutileza. Ésa es, a grandes rasgos, la dinámica que atraviesa los once tracks. El material de trabajo fueron clásicos inoxidables como "Gallo ciego", "Malena", "Volver" y "El choclo", entre otros. "Son tangos que no tienen puertas por la manera como uno entra y sale de ellos. Por esto mismo cualquier auditorio puede ser partícipe. Además, no son tangos que tienen que ver con el disfrute técnico, sino con la memoria afectiva", agrega Mainetti.

  • Mainetti-Angeleri

    Presentación del CD Un puñado de buenos tangos.

    Mañana , en Café Vinilo; el 6 y 7 de diciembre en el hall del Teatro San Martín y el 14 en Almagro Tango Club.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.