Canción de autor, rayes y centollas

En CD no se consigue: el intérprete publicó su nuevo álbum sólo en formato digital; lo vende en su website
Mauro Apicella
(0)
31 de diciembre de 2009  

Leyenda o realidad, se dice que hubo una banda experimental del rock vernáculo que dio un concierto para una audiencia compuesta sólo de plantas. No había seres humanos escuchando. También se dice que publicó un disco desmaterializado, Gordura vegetal hidrogenada . Un verdadero grupo de vanguardia fue Reynols. Muchos lo extrañan.

Pero como el futuro llegó hace rato, según dijo el poeta, es posible encontrar en el presente discos virtuales, como el nuevo álbum de Darío Jalfin, que no llega a ser CD porque sólo se vende en la tienda online que el artista tiene en la Red.

Y no faltará quien piense que luego de su primer disco, publicado por un sello independiente, Melopea, Jalfin no consiguió un nuevo contrato y debió recurrir al espacio virtual para difundir su segundo trabajo.

"En realidad, el malpensado tendrá su parte de razón", aclara Jalfin, mientras termina un año en el que pudo presentar en vivo las canciones de su flamante Rayes y Centollas, basado en temas propios que tienen raíces en la historia del rock. Y continúa: "Pero mi idea era buscar una propuesta adaptada a los tiempos que corren. También es una manera de promediar con el modo como la gente se relaciona hoy con la música. Editar, fabricar el disco, llevarlo a la disquería no es algo que funcione demasiado. Lo que me lleva a la decisión es la suma de cosas. Y no soy el único que hace esto, pero sé que tengo un camino más directo".

El Club del Disco se interesó en la propuesta de Jalfin y ahora lo distribuye, en formato digital, a sus asociados. Una de las particularidades es que este músico vende como unidad su álbum desde su propia web ( www.dariojalfin.com.ar ). No es posible bajar temas sueltos. El disco se descarga completo y con su arte de tapa.

"Eso es defenderlo como obra, con el arte gráfico y letras de las canciones, a un precio económico -aclara-. Así me parece más piola y tiene que ver con el hecho de que tenga sentido hacer un disco hoy. La mejor crítica que recibí fue: «Lo escuché entero». Hace mucho que no escuchaba algo así. Esa cultura se está perdiendo."

Hasta fines de la década del 90 la música no se escuchaba en grandes cantidades. Incluso, los discos se escuchaban varias veces. "El otro día fui a ver a [Luis Alberto] Spinetta a la cancha de Vélez. Los arreglos que eran originales me los acordaba todos. Porque antes era un acontecimiento la salida de un disco, y un descubrimiento. Hoy los tiempos son distintos, pero no hay que renegar de eso. Al contrario."

Esto mismo se traslada a la célula de un disco, la canción. Dalfin dice: "Cada vez es más difícil saber la canción que necesitás hacer porque tenés acceso a todas. En otro momento de la historia se generaba por el propio bache, por la búsqueda. Hoy buscás en Google y algo vuelve".

Este compositor, cantante y pianista se considera bastante clásico; tiene formación académica y participó en proyectos contemporáneos y de estética jazzística. Además, da clases de música. Pero su actualidad tiene más que ver con esa canción salpicada con algo de humor y con algunos referentes del rock nacional y extranjero. "Sale sin que me dé cuenta. Soy muy clásico y un absoluto deudor del rock y de los grandes compositores. Hay gente que encuentra la identidad en la rareza. En mi caso no es querer construir lo propio a partir de lo raro."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.