Cinco talentos para el jazz

(0)
4 de mayo de 2003  

Presentación de "En subida", del Quinteto Urbano, con Juan Cruz de Urquiza en trompeta, Rodrigo Domínguez en saxos, Diego Schissi en piano, Guillermo Delgado en contrabajo y Oscar Giunta en batería. Concierto realizado en el teatro Ateneo. Nuestra opinión: excelente

El concierto del Quinteto Urbano en el Ateneo entrará seguramente en la leyenda del jazz argentino como una de las grandes actuaciones de esta nueva ola de músicos que reúnen fertilidad de ideas en cuanto a composición y una técnica admirable.

La sala llena creó el necesario contexto para que el combo liberase su fuerza creativa, que puede sonar como dinamita y también volverse instantáneamente cálida como el terciopelo. El manejo de los climas tuvo a cinco excelentes arquitectos que supieron conformar una estructura cambiante sin perder solidez; swinguera sin recurrir a lugares comunes.

En rigor, la continuidad en sus actuaciones y su salida al exterior le han dado al quinteto un mayor nivel musical que se evidenció en el escenario, en el que, si bien se lució el grupo como colectivo, también se destacaron las interpretaciones del trompetista Juan Cruz de Urquiza y del baterista Oscar Giunta.

Entre las paradojas que tiene el jazz en la Argentina surge una nueva: el nivel de la música del Quinteto Urbano es de alta exigencia, de mayor profundidad, y sin embargo suena más relajado que nunca. El concierto tuvo como núcleo el nuevo disco, pero también hubo espacio, en especial durante la larga lista de bises con que se despidió el grupo, para sus temas tradicionales. De todos modos, abanderado del jazz argentino, el quinteto tiene, a estas alturas, una identidad muy definida que surge de su sonoridad y sus composiciones.

"De otoño", de De Urquiza, es una composición de un tono suavemente crepuscular que lleva el sello rítmico del grupo, definido por el piano de Diego Schissi, que tiene un mood rioplatense; Giunta, que hizo un gran trabajo sin necesidad de exhibicionismos, construye una llovizna fina con un fill-out que rodea el beat; la actuación de Delgado mostró también madurez en sus líneas y una pulsión intensa que se transmite al grupo como un impulso eléctrico.

Los temas están desarrollados sobre frases concambios que crean diferentes climas sobre los que establecen nuevos mensajes; así, logran mantener la atención sobre la música con una notable coherencia estilística.

No sólo el material compuesto muestra que el grupo toma riesgos; también en las diferentes formaciones con las que varían las atmósferas, como, por ejemplo, tríos de trompeta, bajo y piano o saxo, bajo y batería y dúos de saxo y batería o de piano y trompeta, hablan de una búsqueda más comprometida con la expresividad.

"No le temas", de Delgado, se inicia con una introducción de contrabajo que habla de la influencia que tiene, en este puñado de músicos de jazz, el tango; Rodrigo Domínguez, sólido y equilibrado en su interpretación, arma la frase en la que sobrevive el clima de Buenos Aires y en la que aporta un timbre fresco la trompeta de De Urquiza.

"Verde en gris" y "Mombyry" son temas en los que el grupo explora su propia sonoridad y el alcance de su mensaje. Los solos de De Urquiza mostraron que sigue una línea conceptual que, algo liberada de la melodía, mostró un inteligente sentido de la armonía, sonoridad precisa y una técnica envidiable.

"En subida", de Schissi, es una pequeña obra de arte en la que el pianista revela su fibra compositora, plagada de influencias que denotan desde un sentido de la armonía cercano al clasicismo hasta los climas free con los que enriqueció el tema. El que sí lució sin desviaciones fue Giunta, baterista que tiene precisiones sentimentales en su trabajo. Flota sobre los platillos, los cepilla, los acaricia, los golpea. Esa reorganización rítmica que logra hace que la batería tenga canto. Por momentos las líneas de la batería arremeten casi de manera ruidosa y luego bajan, susurrantes, y desaparece; pero lo que hace Giunta es música, quizá por eso es que no necesita hacer solos: su acompañamiento es un solo. El Quinteto Urbano atraviesa su mejor momento, como el jazz en la Argentina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.