Claudia Puyó, relatos de la tempestad

Lo presenta esta noche, en La Trastienda
Mauro Apicella
(0)
28 de noviembre de 2002  

El último disco de Claudia Puyó, "La razón y la tempestad", muestra un ojo que ocupa toda la tapa. La imagen puede sugerir tanto alegría como nostalgia o tristeza. "Es el sol que se ve desde mi balcón -dice-. Es un ojo triste con el sol en la pupila."

Originalmente la cantante quiso que la tempestad estuviera dentro de su ojo, pretendía fundirla con un programa de computadora. "Pero, en realidad, está adentro: es una mezcla de sensaciones -asegura-. Tengo tres discos y todos fueron tempestuosos en distinta medida. Creo que es una parte de mi personalidad", admite.

En los últimos diez años, Puyó tuvo varias idas y venidas de Buenos Aires. "Esta ciudad me encierra, la amo pero es estar "atrapado en libertad", como dice un tema de los Redondos. Me gusta viajar y cuando uno se va comienza a abrir su cabeza, a cambiar los parámetros. Viví en España, en contacto con gente de otros países cercanos. Aprendés otros mecanismos culturales y manejás el mismo idioma del corazón. Lo maravilloso que tiene la música es que no es de ningún lado."

Aunque creció dentro del mundillo del rock vernáculo, dice que hoy se siente una especie de híbrido. "Yo hago un disco con mis canciones, aunque como cantante quizá me divierto más con otras cosas... música negra, soul. Por eso, hoy, además de temas de los tres álbumes e invitados sorpresa, voy a hacer con otras cantantes un tema de Carole King, "You make me feel", al estilo de Aretha Franklin, mi maestra. Porque yo aprendí a cantar sobre los discos."

El primer LP, a los 8, de los Beatles; el segundo, a los 10, de Frank Zappa. También hubo folklore con una guitarra prestada por una vecina, un folklore que reaparece en su nuevo disco en el que grabó "La Pomeña", de Castilla-Leguizamón, y "La brisa", de Pilo Ruiz Díaz, acompañada en guitarra por Chango Farías Gómez.

"Yo vivo "rocanroleramente", pero la reina de la fiesta es la música", dice mientras recuerda los tangos de Discépolo que le cantaba su madre y la música clásica de la discoteca de su padre. "El me mostró la música de la manera más interesante. Un día puso el Réquiem de Mozart y me dijo: "Claudia, escuchá a la muerte". Todavía seguimos escuchando cosas juntos que no tienen que ver con notas sino con sentimientos."

PARA AGENDAR

  • Claudia Puyó Presenta su CD "La razón y la tempestad".
  • La Trastienda Balcarce 460. Hoy, a las 22. Entradas desde $ 12

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.