Un año que necesitará de mucha imaginación. Clubes de jazz, refugios para el arte en la crisis