Continúa el conflicto interno en Sadaic

Gabriel Plaza
(0)
20 de diciembre de 2001  

"Estamos acá presentes con la música porque somos artistas y queremos defender nuestra casa", dijo Antonio Tarragó Ros, antes de tocar frente a la sede de Sadaic, en un acto con el lema "17 años de decadencia institucional", contra la gestión del directorio actual, formado por Ariel Ramírez, Atilio Stampone y Julián Plaza, entre otros. Se autoconvocaron las agrupaciones opositoras: Autores Unidos, Unión Nacional de Autores, Autores Argentinos, Celeste y Blanca, Azul Renovadora y Amigos del Chamamé.

Alcanzó con que el acordeonista -cara visible, hoy, de la oposición y parte del oficialismo de 1985 a 1996- tocara un par de chamamés de Ernesto Montiel y Tránsito Cocomarola -"que deben estar cobrando una miseria", acotó el músico- para que la manifestación juntara en la calle algunos socios y muchos curiosos que atoraban el tránsito de Lavalle al 1500. "Me duele la tibieza de los compañeros -acusó Tarragó Ros-. Me gustaría que se pronunciaran en favor de la comisión actual, que nosotros creemos injusta, o de los que queremos un cambio. Hay que participar."

Los manifestantes, entre los que también se encontraba Peteco Carabajal, pedían en una solicitada pegada en las paredes de la institución "la renuncia en pleno del directorio, asesores y comisión de mutualidad y gerente general, por la desaparición de 27 millones, por faltante de varios millones en el último balance, por déficit y defraudación de la mutual, por liquidaciones de derecho de autor sin especificar su procedencia y por el no pago de planillas de ejecución, entre otros puntos".

El nuevo conflicto con la conducción oficial surgió a partir de la suspensión de las elecciones para formar una junta fiscalizadora que controle los manejos administrativos de la entidad, el 14 de noviembre. "Esa fue la gota que rebasó el vaso -dice Tarragó Ros-. Esta sociedad tiene obligación por ley de tener una junta fiscalizadora de socios. Pero desde 1994 viene metiendo chicanas jurídicas, para que no haya una fiscalización sobre las cuentas, sobre la mutual, que es carísima. ¿Cuál es el miedo? Encima cuando la Inspección General de Justicia, por medio de una resolución, los obliga a hacer la junta fiscalizadora, ellos también presentan una lista oficial liderada por Chango Nieto, que a su vez es el suplente de Ariel Ramírez. La junta electoral elegida en asamblea impugna esa lista oficial por las denuncias que hacemos y entonces el directorio decide suspender las elecciones. Ahí nos envenenamos todos. Porque esta sociedad de autores no puede seguir administrando 80 millones para gastar 50 millones. Además, a esto hay que sumarle las causas por administración fraudulenta en las que están procesados Ariel Ramírez, Atilio Stampone y César Isella."

Por su parte, el folklorista Peteco Carabajal agregó: "Es una desazón que muchos compañeros a los que uno respeta como artistas estén siendo cómplices de este manejo. A mí me da bronca que los buenos momentos por los que pasé no se vieran reflejados en las liquidaciones. Uno después ve los sueldos del directorio y no lo puede creer. Hay que refundar Sadaic".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.