Convertir el tiempo en imagen, el mejor truco de Sigur Rós