Cosquín 2006: para pensar en voz alta

(0)
30 de septiembre de 2005  

Envalentonados por los resultados de la última edición del Festival de Cosquín -después de muchos años de pérdidas, el encuentro folklórico de 2005 dio un superávit de 124.128 pesos- los organizadores y programadores pasaron por Buenos Aires con ideas para las nueve lunas coscoínas de 2006 y muchas ganas de conversar con artistas y managers.

Quieren un festival con figuras importantes y la quieren a Mercedes Sosa, en su regreso a los escenarios. Soñar no cuesta nada y para hacerlo no está mal que sea a lo grande. Pero si las ideas se desarrollan con tiempo suficiente y transparencia en la gestión económica y política puede ser que se alcance algo (o mucho) de lo proyectado.

¿Qué tal si el sábado de apertura canta Jorge Rojas y para el domingo de cierre Los Nocheros figuran en la grilla? ¿En la segunda noche podría estar Soledad y la tercera (de lunes) podría ser dedicada a la música latinoamericana? Parece que hay ganas de traer a un artista muy famoso de Cuba, aunque las gestiones por ahora están verdes. El martes podría ser una cuarta luna con músicos de la talla de Jairo, Víctor Heredia y Peteco Carabajal. El miércoles, al promediar el festival, ese vendaval que es el Chaqueño Palavecino. Para el jueves estaría bien un toque tanguero. De ahí en adelante, se puede pensar en León Gieco, luego Mercedes Sosa y un domingo de cierre nochero.

En las nueve noches los mayores matices no estarían sólo puestos en el tango y en las propuestas latinoamericanas. Por el éxito de las actuaciones de Julio Bocca y Les Luthiers, en enero último, para 2006 se piensa en otro número que no estaría directamente relacionado con la cultura nativa.

La edición 2005 tuvo 78.500 espectadores, casi el doble de los que pagaron entrada en 2004 y un total de ingresos de más de un millón trescientos mil pesos (por subsidios, publicidad, concesiones y tickets), además de un aporte del gobierno nacional para remodelar la plaza Próspero Molina. Claro que después hubo que restarle la inversión que sólo en programación artística se llevó algo más de 650 mil pesos.

Hasta el momento, para 2006 sólo hay unos pocos artistas que dieron el sí. Y todavía no hay contratos cerrados (se sabe que en el Cosquín folklórico las cifras de cachet últimamente suelen ser un problema). Pero con el balance de enero último como buen antecedente, están en condiciones de tirar nombres (como los mencionados más arriba), armar una grilla tentativa y comenzar las negociaciones.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.