Creativa propuesta de Lito Epumer

(0)
30 de noviembre de 2002  

Presentación del disco "Nehuen", del guitarrista Lito Epumer, con Ariel Rogantini en teclados, Gustavo Liamgot en acordeón Cristián Judurcha y Yeye López en percusión. Músicos invitados: Juan Carlos "Mono" Fontana y Walter y Javier Malosetti. Próximo show: el 20 de diciembre, a las 21.30, en La Colorada, Yerbal y Rojas.

Nuestra opinión: bueno

Una música de fronteras difusas, aunque con identidad precisa. La propuesta del guitarrista Lito Epumer no sólo está bien terminada; también contiene una fresca creatividad que coincide con esa excelencia artística que asoma en el mundo del jazz porteño. Por cierto, en estas semanas se puede apreciar una asombrosa variedad de música relacionada de manera íntima con el jazz, no tanto en lo armónico, aunque sí filosóficamente.

En su presentación de "Nehuen", el grupo de Epumer dejó una imagen de reunión festiva; de un grupo humano que comparte estrechamente la propuesta del líder.

La Colorada, un local rescatado del olvido, brindó un excelente marco para este encuentro que tuvo fines solidarios y cuya muy buena organización estuvo a cargo de un grupo de emprendedores autodenominados Revuelto Gramajo.

Comienzan con "15 de Julio", tema de su disco anterior, "Pasaje La Blanqueada", y la historia parece similar a la de esas series que se inician con imágenes del capítulo anterior. Una adecuada introducción que permite encontrar un hilo conceptual entre aquel trabajo y su música actual, lo que marca un camino ascendente en este énfasis por las composiciones rioplatenses.

Juego de matices

El grupo con Ariel Rogantini en teclados, Gustavo Liamgot en acordeón, Cristián Judurcha en batería y Yeye López en percusión mostró una sonoridad plena de matices, en especial la relación de piano y acordeón que creó un sinfín de imágenes que se acrecentaron con la rápida llegada del Mono Fontana, como invitado de lujo, que agregó en "Mula Alma" una apertura musical sin horizonte.

El encuentro no pudo ser más auspicioso, la química entre Epumer y Fontana es absoluta y produjo uno de los grandes momentos de la noche. La introducción de Rogantini le pone un tono introspectivo, en tanto que el acordeón lleva la música suavemente hacia el litoral. Un melodismo pletórico baja del escenario, los unísonos de Epumer con Liamgot acentúan la melodía mientras que la sección rítmica dibuja un arreglo que previene sobre el futuro andar del tema.

Epumer es otro de los músicos locales que han desarrollado un lenguaje que reúne sin conflicto el mundo de la guitarra jazzística, algo así como un lirismo de platino con una tendencia hacia la fusión regional, en donde los ritmos rioplatenses surgen como protagonistas. A lo largo de la noche, sus solos mostraron técnica, una rápida digitación al servicio del mensaje, alejado del mero exhibicionismo y generoso en cuanto al espacio que les cede a sus compañeros.

La madurez de Epumer le permitió como guitarrista de jazz haber ido un poco más allá y resucitar su propio pasado cultural, es decir, sus raíces y fundirlas con su experiencia musical. El resultado es atractivo.

"Zapatito", de Rubén Rada, pierde musicalmente el diminutivo. El grupo suena cómodo en este candombe; guitarra y acordeón llevan las voces cantantes, en tanto que Fontana colorea y matiza las texturas melódicas.

La segunda parte estuvo algo desordenada. "El Flaco", de Epumer, dedicado a Spinetta, nos introduce, nuevamente, en el disco "Nehuen". La atmósfera del tema deja ver a un guitarrista de carácter introspectivo, melodista y a la vez proclive a generar climas de creciente tensión. Su estilo, por momentos, adopta un andar rico en colores y se transforma en un poderoso ataque, aunque sin estridencias, lo que permite apreciar claramente la creatividad del músico.

Otro de los momentos fue cuando subió Walter Malosetti, con su hijo Javier ya en el bajo, para hacer "El Carpo", blues de Epumer dedicado a Pappo y en el que los guitarristas se lucieron. La música de Epumer descubre la excelente relación que tiene el jazz con la música rioplatense, más todavía cuando surge de un músico genuino.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.