Opinión. Cuando la ópera es sólo para escuchar