Cuatro pianistas y un sello

MDR editó discos de Nolé, Franov, Bernstein y Sanguinetti
(0)
3 de septiembre de 2005  

La serie de pianistas del sello MDR Records pone en evidencia un criterio que apuntó a combinar artistas reconocidos con músicos que, de alguna manera, comienzan su carrera. La clave que los une en esta propuesta es la de la composición, aunque ni siquiera se hizo de este punto una cuestión especial.

En efecto, en poco más de un mes, el sello lanzó cuatro placas de pianistas. A saber: "Interiores", de Ricardo Nolé, "Melodía", de Alejandro Franov, "Tracción a sangre", de Leo Bernstein, y ahora "Improvisiones", de Marco Sanguinetti.

Cuatro estilos diferentes, aunque no haya grandes distancias entre algunos de ellos. Una mirada sobre las propuestas puede señalar que mientras que la música del uruguayo Nolé está basado en un férreo esquema rítmico, con una participación muy fuerte de la música del Río de la Plata en tangos y candombes, el trabajo de Alejandro Franov se revela como el de un sutil compositor que trabaja sobre pequeñas unidades melódicas, a las que les da un tratamiento casi minimalista.

En cambio, el de Bernstein es el de mayor eclecticismo, quizá no al punto de pasar de un género a otro, sino por el espíritu tan abierto en la construcción de cada uno de sus temas.

En cuanto a la placa de Sanguinetti, se podría decir que es el toque más abstracto de esta serie. Un pianista que viene, al parecer, de la música clásica y contemporánea, y que trabaja con un material que tiene un espíritu introspectivo.

Una mirada más general permite observar que las placas registran parte de la riqueza musical que transita por la escena del jazz, aun sin ser adherentes full time como, salvo Nolé, sucede con estos artistas, músicos que, además de un aspecto técnico de alto nivel, aparecen comprometidos con una sana búsqueda de identidad musical. En cuanto a variedad, la serie corroborá que la diversidad es uno de los datos más interesantes de este momento, como también las composiciones, en donde se lucen, en sus discos, Franov y Sanguinetti.

El primero tiene una vasta experiencia en contextos musicales bien disímiles, lo cual le ha dado un generoso vocabulario. En Sanguinetti se observa un meditado trabajo de pluma que le ha dado la posibilidad de sacar un disco logrado. Con Nolé estamos frente a un músico reconocido que trabaja con materiales de tango, candombe y música brasileña, tres lenguajes que maneja con soltura. En Bernstein encontramos un músico que se mueve entre climas superintrospectivos y una forma de articulación clásica y un camino dirigido hacia mixturas con el mundo rítmico rioplatense.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?