Domingo: "No puedo..."

En la Scala, la emoción lo venció por un momento
(0)
13 de diciembre de 2001  

ROMA (EFE).- Una "intensa emoción" fue la causa que obligó el pasado martes al tenor español Plácido Domingo a interrumpir temporalmente la interpretación de "Otello" en la Scala de Milán, según explicó ayer el propio artista.

Domingo, de 60 años, tuvo que abandonar la escena durante el segundo acto de la célebre ópera de Verdi al sufrir una indisposición, tras lo cual se retiró al camerino para recuperarse, antes de volver al escenario pasada una media hora. Desoyendo el consejo de los médicos, que le detectaron una ligera caída de presión, el tenor terminó la función en medio de una ovación que se prolongó durante más de diez minutos.

"No fue un problema de voz, sino una consecuencia de la emoción especial que produce actuar en la Scala", dijo ayer Domingo al hacer referencia a un teatro de la ópera que calificó de "incomparable" y que, tras "Otello", cerrará sus puertas para una larga remodelación.

Domingo se dirigió al público durante el segundo acto y dijo: "Lo siento, pero no puedo", tras lo cual abandonó el escenario. En medio del silencio y el temor general, el director Riccardo Muti siguió a Domingo hacia los camerinos y, veinte minutos más tarde, regresó el escenario para informar al público que el tenor español estaba bien y volvería a cantar.

Domingo explicó que decidió continuar la función como homenaje al público de La Scala, que le ha sido fiel durante 32 años de carrera.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.