Dudamel: entre la juventud y la madurez

Mauro Apicella
(0)
7 de enero de 2017  

La frase es de Gustavo Dudamel y pertenece a una entrevista que ayer publicó LA NACION: "Imagínate. Es un concierto reservado a los directores más consagrados. Para mí es un honor. Y un símbolo de futuro, porque una institución tan tradicional, un concierto tan tradicional, de repente escoge a un joven". El director de orquesta venezolano, actual titular de la Filarmónica de Los Angeles, lanzó ese comentario días antes de dirigir la Filarmónica de Viena en su más reciente Concierto de Año Nuevo (probablemente el encuentro con la música clásica más tradicional y de mayor masividad, por la gigantesca transmisión televisiva que se hace a todo el mundo; una orquesta de primera línea en el auditorio con mejor acústica del mundo frente a la audiencia más paqueta que se pueda dar cita un 1° de enero en Viena, para escuchar la música de la familia Strauss).

El Concierto de Año Nuevo es, para los directores de orquesta, un punto consagratorio, aunque no por cuestiones artísticas, sino más bien de status dentro del mundo de la música académica. Para llegar a ese podio hay que ser famoso pero, sobre todo, muy bueno y con una muy extensa trayectoria.

Es evidente que, sin salir de sus tradiciones (nunca faltarán en los bises el "Danubio azul" y la "Marcha Radetzky", que el público presente suele seguir con palmas), la elección del Gustavo Dudamel para dirigir el concierto 2017 estaba apuntada a darle, en parte, un toque más jovial al concierto. Lo curioso es que a pesar de haberse convertido a los 35 en el director más joven del Concierto de Año Nuevo, Dudamel está en un punto de inflexión entre juventud y madurez. De hecho, toda la entrevista publicada ayer hace referencia a este tema.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.