El carisma de Fabiana Cantilo no fue suficiente