El eterno regreso de los Rolling Stones

(0)
28 de septiembre de 2003  

Siempre generan noticias. Así como Los Beatles, que ahora darán a conocer el "Let It Be" que debió ser, antes de la producción de Phil Spector, los Stones están festejando sus cuarenta años con múltiples propuestas: el álbum "Forty Licks", con un par de temas nuevos -incluido ese "Don´t Stop" como clara proclama de la banda-, una gran gira mundial y la reedición de sus primeros discos, aquellos que grabaron para el sello Abko, lanzados en el exterior hace poco más de un año y que acaban de llegar a Buenos Aires.

Los álbumes editados son los que, en su momento, se lanzaron en los Estados Unidos, porque, como sucedió también con los Beatles, no siempre coincidieron con exactitud con los lanzamientos británicos. Son diecinueve álbumes que forman la primera parte de la historia de la banda. Allí está el inicial y blusero "Rolling Stones", de 1964, que sólo incluye un tema, "Tell Me", de la dupla Jagger-Richards, a la que, se ha contado tantas veces, fue necesario que su manager de entonces, el glamoroso Andrew Loog Oldman, prácticamente obligara a componer, con evidente visión de futuro.

Ya en el segundo álbum, "2x5", son tres las composiciones propias, junto a un tema que, sí, pasó la prueba del tiempo, "Time Is On My Side", aunque casi parezca un juego de palabras y pertenezca a Jerry Ragovoy. Los dos primeros están poblados de otros clásicos ajenos, aquellos sonidos negros con los que los Stones se formaron, como "Carol", "Route 66" y "Suzie Q", entre otros.

Ambos, del 64. Porque ya para el 65 y tras "Rolling Stones Now!", aparece "Out Of Our Heads". Un disco clave, no porque hubieran aumentado tanto sus composiciones , sino porque entre ellos está "(I Can´t Get) No Satisfaction". Canción a prueba del tiempo y que, gracias a ese inconfundible riff de la guitarra de Richards, se convirtió en bandera y símbolo del grupo.

De allí en más llegaron "Aftermath" (todos temas propios, con "Paint It Black", "Lady Jane" y "Under My Thumb", entre otros); "Between the Buttons" (con "Let´s Spend the Night Together" y "Ruby Tuesday"); "Flowers"; el psicodélico "Their Satanic Majesties Request", "Beggars Banquet" y "Let It Bleed", ya con Mick Taylor en guitarra.

Además, para llegar a 19, se suman los discos en vivo que salieron entonces y recopilaciones, entre ellas el triple "Singles Collection - The London Year" y "Metamorphosis". Este último fue editado en 1975, cuando los discos de los Stones ya no salían por Abko y contiene tres temas que justifican su existencia: las versiones alternativas de "Out of Time", con arreglo de cuerdas y la de "Heart of Stone" y un cover de Stevie Wonder, "I Don´t Know Why", que, dice la leyenda, fue grabado en la mismísima y trágica noche en la que Brian Jones moría ahogado.

Los discos, remasterizados, tienen además dos posibilidades de escucha. Puede ser un CD normal, escuchado en un equipo convencional, pero también tiene la opción SACD (Super Audio CD), si se tiene el equipo adecuado. La diferencia es considerable, porque este último funciona mediante un proceso denominado Direct Stream Digital (DSD) que, en términos sencillos, captura muchos más información sonora por segundo, comparable a lo que sucede en el cine, entre la cantidad de cuadros por segundo que muestra una película en 16 mm y una en 35.

Por ahora, la gira de festejo no los trae a Buenos Aires. Otra vez, la expectativa estará puesta en el 2004. Pero, al menos, estos discos serán un regocijo para los fans. Y más aún, escuchados en SACD.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.