El fuego arrasador del bandoneón

Una noche especial con la música de Piazzolla y de Ginastera
(0)
20 de diciembre de 2001  

La calle Corrientes ya no tiene el encanto que hacía soñar. Pero el tráfago sigue siendo el mismo y la librería Gandhi no escapa de esta fatalidad que deben soportar los artistas.

Allí están de vuelta Binelli junto al nuevo quinteto que ha formado con Polly Ferman en piano, Julio Graña en violín, César Angeleri en guitarras eléctrica y acústica y Martín Keledjian en contrabajo, tras una gira por los Estados Unidos, Japón y China, para lanzarse con pasión ciudadana a los tangos de siempre.

Tanto en los tangos del principio y del final, que son suyos ("Metrópolis", "Imágenes de Buenos Aires", "Al pintor Aldo Severi", "Entre dos"), como en los de Piazzolla ("Triunfal", "Verano porteño", que toca con el grupo o en dúo con el guitarrista, como en sus incursiones por la música clásica argentina de Ginastera junto a Polly Ferman, Binelli deja fluir toda la imaginación de un músico lleno de ideas y de una pujanza vinculada de pleno con la vanguardia tanguera, tanto en el fondo como en la forma.

Diversos climas, variados ímpetus y algunas introspecciones forman la paleta de este músico que esparce el tango por el mundo entero, con el vuelo y el respeto de artista consumado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.