El Mozarteum comenzó a lo grande