El rock también es cálido y divertido

(0)
28 de febrero de 2004  

"Sacando canas verdes." Recital musical por la banda de rock para chicos Papando Moscas. Intérpretes: Gustavo Libedinsky, Mabel Salerno, Eduardo Cimino, Pablo Zagare, Fernando del Castillo, Sebastián Monk. Músicos invitados: Gonzalo Rugelman y Frip. Dirección actoral: Hernán Carbón. Luces: Javier Bustos. Vestuario: Papando Moscas. Puesta en escena: Mabel Salerno y Papando Moscas. Idea y dirección general: Gustavo Libedinsky. Centro Cultural de la Cooperación, Corrientes 1543. Sábados, a las 18, y domingos, a las 17. Entrada: 6 pesos.

Nuestra opinión: muy bueno

En este nuevo recital el conjunto Papando Moscas se muestra aplomado, desplegando su cuota de alegría y travesura, muy bien sostenido por una buena pericia profesional, disfrutando de un contacto cómodo con el público.

La música suena bien; los temas tienen buena definición en la melodía y los arreglos. Hay un divertido juego sonoro entre los intérpretes, que revela muchos ensayos y buen entendimiento entre ellos. Incluso aluden con humor al volumen, preguntando al público si está bien calibrado: una clara toma de conciencia de que les importa más el sonido que el ruido.

Gustavo "Festival" Libedinsky, quien se desempeña como maestro de ceremonias, se comunica con oficio con la platea, sin gestos demagógicos, sino con una naturalidad propia de quien está seguro en lo que hace. Su voz lidera adecuadamente las canciones, cuyos textos son básicamente comprensibles, y se refieren a situaciones, a veces reales, a veces fantasiosas, del mundo preadolescente. En los juegos de los nexos lo acompaña Mabel "Inmaculada" Salerno, quien a veces sobreactúa un poco sus personajes, pero que se mueve con soltura en el escenario y aporta un humor simpático desde el absurdo. Los otros integrantes del conjunto tienen sus momentos de protagonismo, unidos al que le corresponde al instrumento en un determinado tema.

De esa manera hay una circulación de la acción sobre el escenario que se extiende más allá de los personajes caracterizados y se mueve entre los distintos centros musicales donde los intérpretes están colocados. Esta acción es muy interesante, y supera y compensa algunos gags que no logran tanta comicidad.

Ocurre que la banda en sí -y lo que hace desde la música- resulta suficientemente convincente y carismática, con una simpatía permanente y con un poder de identificación a través de los temas, que no son demasiado profundos, pero sí reales, cotidianos, pertinentes.

Los temas

Entre las canciones que se escucharon figuran "Dancing rap", "Pipistrilo", "La ecología", "Robot-twist", "Blues del confundido", "Sapo Papo", "La tarántula", "Ufa, estoy aburrido", "La maga Michigan y el elefante Atilio", "Papando moscas" y "Por suerte están los amigos". Los ritmos incluyen rap, twist, rock and roll, blues y dixieland. Las letras hablan de una invitación a una fiesta, de estar aburrido, de los problemas del medio ambiente, de los miedos, de querer faltar a la escuela y de personajes absurdos como el sapo que toca la guitarra y el robot que baila el twist.

El conjunto ha agregado funciones: ahora están los sábados, a las 18, y los domingos, a las 17.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.