Nuevo trabajo de La Saga del Sayweke. El rock vuelve a ser conceptual