Opinión. El Teatro Colón, detrás de una autarquía que no es tal