Juan Falú. Elogio de la lentitud y el silencio