En busca del violín perfecto

Un experimento en vivo y un test en Internet para que todos pueden participar
Fernando Helleri
(0)
7 de enero de 2012  

BRUSELAS, Rotterdam (DPA).- Ni Niccoló Paganini ni Yehudi Menuhin podrían establecer con certeza científica cuál es el mejor violín o viola del mundo entre los Stradivari o los Guarneri, según un estudio realizado por luthiers e intérpretes del mundo entero, entre ellos varios de la Filarmónica de Rotterdam.

De acuerdo con un experimento de la investigadora y flautista francesa Claudia Fritz, de la universidad de París, resulta casi imposible determinar la diferencia entre un Stradivarius o un Guarneri, los dos mejores violines del mundo, construidos en Cremona, Italia, por Antonio Stradivari (1644-1737) y Giuseppe Guarneri (1698-1744), ni tampoco entre un instrumento de época y uno moderno.

En los últimos años, han sido muchos los intentos por imitar la calidad del sonido de esos instrumentos. Algunos musicólogos apuntan que el barniz usado por Stradivari se hacía con una fórmula secreta que se perdió al morir su creador. Pero esa teoría quedó desechada tras análisis con rayos X, que demostraron que el secreto está en la morfología y en las maderas.

Fritz investigó el fenómeno junto con expertos europeos, canadienses y estadounidenses. Durante un concurso de violín en Indianapolis sometieron a los intérpretes a un "análisis ciego" de instrumentos de época y nuevos. De acuerdo con esos análisis, ni siquiera un músico profesional podría establecer la diferencia entre un Stradivarius y un violín del año pasado. Contra lo que se creía hasta ahora, la antigüedad podría dejar de ser uno de los conceptos más apreciados. El periódico belga De Standaard puso en su edición online los dos archivos para que todos puedan hacer la prueba.

Al mismo test fueron sometidos 21 músicos que utilizaron seis violines, tres antiguos y tres modernos. Se midieron proyección, respuesta sonora (en decibelios), tonalidad y coloratura. Fue en una sala apenas iluminada, para evitar que pudieran reconocer el formato tradicional de los antiguos y perfumada para que no se distinga el aroma de las maderas. Después de que cada uno escogiese su instrumento al azar, y tras ejecutar la pieza en cuestión, se les pidió que dieran su opinión: todos se equivocaron sobre la antigüedad del instrumento que les había tocado ejecutar.

Aunque no es la primera vez que se intenta descubrir el secreto del sonido de los Stradivari o los Guarneri de época, ésta es la primera vez, según los expertos, que podría comenzar a caer el velo en torno al mito que desde hace cerca de 300 años les ha rodeado.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.