En el pop lírico, la facha nunca es lo de menos