Depeche Mode: cerró el Personal Fest. Entre el baile y la introspección sonora