Fin de año electrónico en Berlín

Barenboim, en un concierto atípico
(0)
22 de diciembre de 2001  

BERLIN (EFE).- La Deutsche Oper, uno de los tres escenarios operísticos de Berlín, celebrará el fin de año con una fiesta que combina el canto y la música electrónica, en contraste con el tradicional programa clásico de la Staatsoper Unter den Linden, con la batuta de Daniel Barenboim.

La Deutsche Oper, del oeste de la ciudad, ha encargado la organización de su noche vieja, llamada "Operotic", a la empresa Hysteric Glamour, que espera a unos 2500 invitados, entre ellos actores, cantantes y futbolistas famosos, en Alemania, explicó hoy el director del proyecto, Djorde Vuckovic.

Acompañado por el director general de la sala, Udo Zimmermann, y su director de programación, Thomas Zipf, Vuckovic explicó que la gala combinará seis espacios de baile y música lounge en el vestíbulo -el más grande del país- del edificio con la actuación de dos cantantes famosos cuyos nombres no quiso revelar.

"Mucha más gente de lo que esperábamos se ha mostrado dispuesta a colaborar", contó Zipf con referencia a los intérpretes clásicos que se prestarán al experimento de combinación de su canto con las últimas tendencias de la música electrónica.

Vuckovic se mostró convencido de que el experimento "va a funcionar", ya que la ópera clásica y los modernos pinchadiscos "tienen en común la voluntad de entretener" y además "se complementan en lo que consideramos un gran reto", dijo.

Zimmermann destacó que el objetivo de la gala es "conseguir que se acerque a la Deutsche Oper un público distinto del habitual y aprovechar los distintos espacios del vestíbulo para organizar actos de este tipo, además de exposiciones e instalaciones luminosas".

El citado foyer acogerá en esta ocasión tres pistas de baile en las que The Mad Drummer, Tim Taylor y DJ Milan, entre otros célebres pinchadiscos internacionales, se ocuparán de moderar el ambiente musical de la noche después de servida la cena.

Cuando alrededor de un millón de personas se concentre, como cada año, en los alrededores de la puerta de Brandeburgo poco antes de la medianoche, Barenboim habrá dirigido ya parte de "El cascanueces" en la Staatsoper Unter den Linden, en el este de la ciudad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.