Gabriela Montero, el vértigo en el teclado