Gidon Kremer y otra noche memorable