Guitarra, ahora no vas a llorar más