Hopkins, con la alegría del gospel