Ok pirámides: irónicos, corrosivos y con algo para decir

Asusta: "Asusta", "Dejá la distorsión", "Uno de los originales", "De Akron", "En la pandilla", "No es por ahí", "Nadie de acá", "Etcétera"
Santiago Rial
(0)
17 de mayo de 2019  

El tercer disco de Ok Pirámides es una luminosa obra de arte musical y soberbio destilado lírico, entre paseo otoñal y mañana en el Abasto en plan desafiante y levitante down tempo que nunca decae. Asusta arranca con aires de rock argentino ochentista como quien no quiere la cosa y a su enfermiza manera se hace querer, y avanza asustando, pero también seduciendo durante sus casi cuarenta minutos en los que dub, psicodelia, indie, post punk, kraut, experimental y otras etiquetitas fluyen en armónica confabulación. Julián Della Paolera es un letrista agudo, vitalista, arrogante y autodestructivo como el que más, y aquí se burla de su época, no escena y de sí mismo con sentido del humor, misticismo y espíritu deportivo, mientras que su dupla guitarrística con Gonzalo Campos alcanza niveles de desmaterialización emocionantes. La base de Juan Martín Ferreyra en bajo y Gabriel Muscio en batería late de maravilla. Como invitados, la voz de Mimi Maura en "Dejá la distorsión" y el saxo de Sergio Rotman, dos habitués de la primera fila de sus shows.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.