James Rhodes: el niño abusado salvado por la música