Música. La bendición de Stevie Wonder