La compactera

Adriana Franco
(0)
20 de diciembre de 2009  

SWORDS

Morrissey

Good Looking Man About Town, Don´t Make Fun of Daddy´s Voice, If You Don´t Like Me Don´t Look at Me, Ganglord, My Dearest Love, The Never Played Symphonies, Sweetie-Pie, Christian Dior, Shame is The Name, Munich Air Disaster 1958, I Knew I Was Next, It´s Hard to Walk Tall When You´re Small, Teenage Dad on his Estate y otros (Universal).

El rey de la melancolía cool revisa, selecciona y liquida su contrato con el sello Universal en este álbum que reúne dieciocho temas grabados entre 2004 y 2008, muchos de los cuales se habían editado como lados b allí donde tal cosa sigue existiendo. Así, completa para nosotros el panorama Morrissey-siglo-XXI, que reúne You Are the Quarry, Ringleader of the Tormentos y Years of Refusal , o sea, rockea, se enoja, suma cuerdas y escribe letras que juegan con los bordes, las contradicciones y la ambigüedad. Sobresalen "Ganglord", "Shame is the Name" (con la voz invitada de Chrissie Hynde), y una versión en vivo de Bowie "Drive-In Saturday", el tema de Bowie casi valseado, con letra cambiada convertida en guiño a sus amados New York Dolls.

THE FALL

Norah Jones

Chasing Pirates, Even Though, Light As A Feather, Young Blood, I Wouldn’t Need You, Waiting, It’s Gonna Be, You’ve Ruined Me, Back To Manhattan, Stuck, December, Tell Yer Mama, Man Of The Hour (Blue Note). Norah Jones ya no es la misma. La cantante norteamericana que en marzo cumplirá 31 años se peleó con su novio y bajista, Lee Alexander, que componía gran parte de sus canciones, y acaba de editar su cuarto álbum, The Fall, alejándose de ese jazz que nunca abordó, pero que bordeó en su estilo inclasificable. En su intento de hacer algo distinto la ayudó el productor Jacquire King, que ha trabajado con Tom Waits, Buddy Guy y Kings of Leon. La señorita Jones muestra que le sienta bien el rock (como en la vibrante "It’s Gonna Be") y que prefiere acercarse a cantautoras como Feist, Aimee Mann o Tori Amos (como en la juguetona "Chasing Pirates", el primer corte). Con el blues retro que cierra este delicioso álbum, Norah Jones parece querer decir que ya no es la misma, pero que sigue siendo esa chica que nos gustó a todos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.