La compactera

¡Ay, dulce pena! Ana Rita Joana Iracema e Carolina. Carnabailito. Beautiful Garbage.
Fernando López
(0)
16 de diciembre de 2001  

  • ¡Ay, dulce pena!

    Marta Almajano
    (soprano)

    Obras del Barroco Español de autores varios (HM).
  • La poética expresión "de tono humano" se acuñó en la España del siglo XVII para referirse a las canciones de carácter profano. Las piezas se escribían para una sola voz con acompañamiento instrumental y constituyen uno de los tesoros de la música barroca de la península ibérica. El repertorio de tonos humanos que llega en la voz de la soprano zaragozana Marta Almajano ofrece algunos anónimos, junto a piezas de autores como el célebre Juan Hidalgo, exponente de la poco feliz ópera española. También hay canciones de Juan del Vado y José Martínez de Arce, pero en cambio no figura nada de José Marín, el creador más conocido del género (existe un CD dedicado a su obra, y la inclusión en este trabajo de músicos con menor difusión es un criterio acertado). Acompañada por cuatro instrumentistas, entre quienes se destaca el nombre de Pedro Estevan (percusionista de las huestes de Jordi Savall), Almajano nos introduce en el poco conocido repertorio del barroco español. Mucho más que convincente, su arte logra de esta experiencia algo que merece toda la atención.

  • Ana Rita Joana Iracema e Carolina

    Ana Carolina


    O Rio; Confesso; Ela é bamba; Implicante; Quem de nós dois; Para terminar; Que será; Joana; Violão e voz; Vê se me esquece; A câmera que filma os dias; Dadivosa; Que se danem os nós; Eu nunca te amei idiota; Na rua (BMG).
  • Ana Carolina es una de las más rutilantes apariciones registradas en los últimos tiempos en la música popular brasileña. Cantante vigorosa, de timbre grave y aspereza muy adecuada a sus blues y su ánimo rockero, esta mineira de 27 años ya se ha consolidado, además, entre las autoras y compositoras jóvenes de más definida personalidad. "Ana Rita Joana Iracema e Carolina" (título tomado de un verso de "Ela é bamba", de Totonho Villeroy, uno de sus hits) es su segundo CD, y en él ahonda en la brasileñísima y personal variante pop que mereció tan buena respuesta popular en su primer registro. De la infrecuente calidad de su nuevo programa (integrado mayormente por obras propias) baste decir que en estos días la artista se presenta en el Caneção carioca y que entre quienes han querido visitarla en escena están Milton Nascimento, Adriana Calcanhotto y João Bosco.

  • Carnabailito

    Gaby Kerpel


    Sé que no vas a volver, Herías sin herir, Seguís sin volver, Deseo y culpa, Budapestation, Xplicamelo, Cada vez que la visita, Casi te canto, Gabytok, Joritos, Sintenerte, Carnabailito (El coyita).
  • Gaby Kerpel es conocido como responsable de la música del grupo De La Guarda. En este trabajo solitario también experimenta con un concepto sonoro, donde tienen preponderancia los samplers, las texturas rítmicas de los loops y los sonidos étnicos. "Carnabailito" viene de un juego de palabras con el original ritmo del carnavalito. Kerpel, que aparece en la tapa del disco vestido de colla, apuesta a mezclar el sonido ambient-tecno con elementos como el charango y el kultrun, las cuerdas y los efectos vocales, que se vuelven reiterativos. La combinación recuerda ciertos sonidos de La Portuaria. En "Herías sin herir" y "Xplicamelo" funciona bien esa falta de prejuicios para poner todo en la misma bolsa. La saya boliviana con el sonido electrónico de "Carnabailito" ofrece una música alegre. Visión de un porteño moderno que pasa como turista por la quebrada de Humahuaca y hace un disco "souvenir", para relajarse, prender un sahumerio y comer arroz integral.

  • Beautiful Garbage

    Garbage


    Shut your mouth, Androgyny, Can´t cry these tears, Til the day I die, Cup of coffee, Silence is golden, Cherry lips (Go baby go!), Breaking up the girl, Drive you home, Parade, Nobody loves you, Untouchable, So like a rose (Universal).
  • Un disco de diseño. Pensado minuciosamente, elaborado tramo a tramo, como un mecanismo de relojería. Un perfecto artefacto, realizado por mentes maduras, obsesionadas con la perfección. Tres "bichos de estudio" (Butch Vig, productor de estirpe, fue el responsable de las perillas del "Nevermind", de Nirvana) más la voz espectral de Shirley Manson, que aparece como un fantasma que habita las máquinas. Garbage parece haberse tomado el tiempo necesario para, en este tercer álbum, reflejar a su manera la información musical que circula y recrear lo hecho en las últimas décadas. Así, toma tanto elementos del trip hop y del rock independiente como del funk y del rhythm and blues más contemporáneo, lo que le da un toque sensual, que puede encontrarse, inclusive, en un mismo tema. Un disco, en consecuencia, muy interesante, aunque en ese afán de indagar en el estudio se haya perdido algo del alma de las canciones.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.