La compactera

Contrasaxo. En vivo en el Colón. Algunos que vivieron. The Eminem Show.
Mauro Apicella
(0)
23 de junio de 2002  

  • Contrasaxo

    Piterman y Rodríguez Espada


    Apolo 12 (El viaje), Cakereh, Regresar, Apolo 14 (El juego), Desde el hondo bajo fondo, Round Midnight, Libertango, Apolo 13 (El desierto), Contigo en la distancia y otros (Independiente).
  • El saxo tenor y el contrabajo suenan como una sólida pareja; ambos representan uno de esos felices encuentros sonoros dentro de la música. El tenorista Mauro Piterman (felicitado por Wynton Marsalis en una clínica efectuada en Radio Nacional en su última visita, en 2000) y el contrabajista Gerardo Rodríguez Espada logran en este Contrasaxo una reunión de cierta hondura introspectiva, aunque excesivamente contenida. Existen en la interpretación de este dúo ingredientes melódicos, paseos armónicos pero definitivamente constreñidos, algo que podríamos definir como falta de elocuencia en los discursos, que, sin embargo, no alcanza a empañar esa calidez; ese tono casi de secreto en las atmósferas creadas por ambos.Un disco que agrega sabor a este menú jazzístico tan variado como sabroso que tiene Buenos Aires.

  • En vivo en el Colón

    Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires


    Libertango, Ojos Negros, Selección de Julio De Caro, Azabache, Payadora, Danzarín, La yumba, Don Juan, La cumparsita, y otros (MBA-Epsa).
  • Para conocer o para coleccionar; para los que frecuentan las presentaciones de esta orquesta en las salas donde se presenta o para quienes sólo la conocen de nombre. Estos pueden ser los destinos de la placa. Porque a pesar de que se trata de un registro que documenta el paso de la Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires por el Colón, también representa un resumen de la labor que el organismo realiza casi desde su fundación, en 1980.

    Desde el "Libertango" de Piazzolla, sin retaceos de toda la masa orquestal, hasta un popurrí de piezas decareanas, en versión más cercana a una típica. Siempre con el sello que le dan sus directores, Carlos García y Raúl Garello, más algunas yapas: Atilio Stampone, como el conductor de "Taconeando", y Julián Plaza, al frente de algunas de sus composiciones más celebradas.

  • Algunos que vivieron

    Varios


    Tema de Algunos que vivieron; Antes de la tormenta/Nazis; Las velas; Los aviones; El maestro de historia; Oyfn Pripetchok; Nazis/Ecos; Algunos que vivieron (Acqua).
  • Se sabe del empeño puesto por Steven Spielberg y la Fundación Shoah para enriquecer el memorial del Holocausto. El film "Algunos que vivieron" forma parte de ese enjundioso trabajo: es el registro de testimonios recogidos en nuestro país entre 1996 y 1998 por Luis Puenzo, quien a su vez convocó a Daniel Tarrab y Andy Goldstein para que compusieran la banda musical ahora contenida en este CD. Unos treinta minutos de música divididos en diecinueve fragmentos: el bello tema central, más extenso, que en algún caso recibe el color inconfundiblemente local del bandoneón de Néstor Marconi, y una serie de pinceladas sonoras destinadas a apoyar el clima de cada testimonio. Es música sencilla, dulcemente melancólica y de honda espiritualidad, interpretada por instrumentistas de primera línea. Así, aun aislada de las imágenes para las que fue concebida -y a pesar de su brevedad-, logra transmitir genuina emoción.

  • The Eminem Show

    Eminem


    Curtains up, White America, Business, Cleanin Out my closet, Square dance, The kiss, Soldier, Say goodbye Hollywood, Curtains close y otros (Universal).
  • Ante tanto despliegue promocional, uno se pregunta por qué, aquí, deberíamos estar tan interesados en Eminem. Y la respuesta es que, a pesar de que este CD no pisa nuevos territorios, su hip hop duro pero matizado con momentos de casi baladas ("Say goodbey Hollywood") y buen funk sigue siendo de lo más interesante que sucede en el género. La alianza entre este hombre sin escrúpulos y con facilidad para la mala palabra y el productor Dr. Dre resulta fértil. Hay que superar, claro, el prejuicio que producen no sólo sus insultos sino sus posiciones racistas misóginas y violentas. Y descubrir que se trata de un personaje creado por sobre sí mismo. En el primer disco fue Slim Shady, en el segundo su verdadero nombre ("The Marshall Mathers LP") y aquí Eminem. Pero siempre contando a los cuatro vientos sus conflictos, sus odios y amores, con su ex esposa, su madre, su hija y hasta denunciando a los políticos que hablan de libertad de expresión e intentan negársela a él.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?