La compactera

Alicia Belleville-Pablo Saraví. Lisandro Adrover. Armonia Opus Trio. Carlos Manuel.
Mauro Apicella
(0)
24 de noviembre de 2002  

Romanticismos olvidados

Alicia Belleville-Pablo Saraví

Sonata en fa de Dvorak; Sonata "FAE" de Brahms, Dietrich y Schumann; Drei Phantasiestucke para viola y piano de Reinecke, Elegie, de Glazunov (Cremona Records).

Dos grandes camaristas argentinos, el violinista Pablo Saraví y la pianista Alicia Belleville, salen en busca de los "romanticismos olvidados". Se trata de una serie de obras "poco conocidas y por lo general ausentes en las salas de conciertos", explica el propio Saraví en el booklet de este CD en el que también demuestra que puede tocar la viola con igual solvencia que con el violín. El disco tiene una dedicatoria que explica mucho de lo que aquí se escucha: "Al maestro Ljerko Spiller". Ambos músicos pasaron por la experiencia de aprender el arte de la música de cámara con el notable violinista, y de él mantienen en alto la bandera del cuidado por los detalles (de fraseo, de sonido, de estilo) y sin por eso caer jamás en una lectura fría de los textos. Pero tampoco en la trampa de asociar romanticismo con mero desborde emocional.

La Sonata de Dvorak y la Sonata "FAE", escrita "a seis manos", son los puntos más destacados de un álbum imperdible para los amantes de la música de cámara que quieren seguir incrementando el repertorio de su discoteca.

Tanguero

Lisandro Adrover

Cascoteando el rancho, Arrabal, Candy, Los piolas del feca, Bandoneón arrabalero, Cuando tú no estás, Berretín, A fuego lento, Pobre gallo bataraz, Dodegobiao, Tus ojos de cielo, Milongueo del ayer, Preludio a mi viejo y otros (Fogón música).

Se llama "Tanguero", pero también pudo ser milonguero, romántico o nostálgico. Porque la música de Adrover tiene todas esas sugerencias condensadas en un mismo álbum y a veces hasta en un solo tema.

El baile tiene mucho que ver con el pasado y parte del presente de este bandoneonista, partícipe de espectáculos como "Tango Argentino", "Forever Tango" y "Tanguera". En cambio, la labor como líder de su propia formación se caracteriza por la multiplicidad, rasgo que también es evidente en su placa anterior. Aquí no se muestra como un creador osado, de temas propios o de arreglos de tangos de otros, pero sí bastante inquieto. Este disco alterna momentos donde la música se pinta de melodías románticas, de climas densos y nostálgicos, de movimientos para hábiles danzarines y hasta de una gestualidad heredada de Piazzolla que no es fácil esquivar.

Músicas argentinas

Armonia Opus Trio

Obras de Piazzolla, Lambertini, Casanova, Mary, Herrerías y Cirigliano (independiente).

Armonia Opus Trio decidió llamar a su muy buen album debut "Músicas argentinas". Es una buena idea que en esta ocasión se queda corta, ya que el repertorio elegido se centra solamente en dos de las tantas músicas que produce nuestro país: el tango y la contemporánea.

Integrado por Fanny Suárez en piano, David Lheritier en clarinete y María Martha Ferreyra en fagot, la conformación del grupo remite directamente a la tradición clásica. El tango -y sobre todo Piazzolla- forma parte del lugar común en el que "deben" caer los instrumentistas argentinos que salen a tocar al exterior.

Lo interesante del álbum se encuentra dentro del propio repertorio académico. Con sólo tres obras se puede comprobar una vez más lo variado que es en sí mismo.

Marta Lambertini, Fermina Casanova y Mario Mary son autores de tres generaciones diferentes con sus respectivas estéticas, y esto hace rico al CD.

Y lo importante es que tanto en las tres obras "clásicas" como en los tangos el trío se muestra como un consolidado grupo de cámara.

Sobrao en swing

Carlos Manuel

El fin de semana, Enamorao, Mi dulce muchachita, El DJ dice, No me preguntes, La faldita, Videoclip, El fin de semana y otros (Show Records).

Carlos Manuel, que en realidad se llama Carlos Jesús Murúa, es porteño y acaba de cumplir veintidós años, se confiesa tan admirador de Rodrigo como de Sandro y tan aficionado al cuarteto como a los "lentos", el rock y la música latina; tiene un libro favorito -el "Martín Fierro"- y entre los escritores prefiere a Borges, todo lo cual puede saberse no porque las influencias sean visibles, sino porque lo informa en su página de Internet, donde también aclara que este "Sobrao en swing", su primer CD, fue "pensado para que la gente baile y la pase bien". Con este propósito, Carlos Manuel opta por expresiones más o menos caribeñas y acelera los ritmos todo lo que puede, quizá para no enredarse en complicaciones interpretativas, quizá para que en la agitación del baile nadie repare en la modestia de los textos que canta ni en la muy escasa variedad musical de su propuesta. El CD incluye un videoclip donde el muchacho aparece en una piscina rodeado de señoritas esculturales.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.